lunes, 22 de febrero de 2016

¡Nos vemos en la meta!



Sales de noche, llegas de día; apagas las luces de las calles, ves cómo el sol se enciende y despierta a la ciudad. Desde hace tiempo te dedicas a comprar y mendigar horas para entrenar; has luchado por vencer la pereza, el sueño, el cansancio y la incomprensión por parte de una gran mayoría. Horas de silencio, horas de entreno; música, horas, más horas. Horas mudas, solitarias, de sacrificio callado... horas, generalmente robadas de horas de descanso, de horas de colegas, de horas de familia...

Hoy, un "puñado" de kilómetros recorridos a todos los ritmos, una mezcla de sensaciones y emociones; unas piernas y cuerpo preparados para el sacrificio, el esfuerzo, la resistencia y superación y... ¿ahora vas a parar?

Crees que no puedes más, pero sigue; no pares. Mira atrás, sabes que has recorrido un largo camino. Llegar aquí no ha sido nada fácil; muchos abandonaron al principio, otros te acompañaron y creciste de su mano y consejos pero ahora...estás solo: tú. Tu cabeza, tu cansancio, tu sacrificio, tus horas; tú.

No te pares ni siquiera a pensarlo, sigue, ahora no pares, sigue; en la meta te espera la superación que tanto buscabas, la satisfacción y la emoción que querías sentir y sobre todo las sonrisas de aquellos de los que siempre tendrás un incondicional apoyo.

jueves, 7 de enero de 2016

Segundos

En la vida; queramos o no, todo pasa. 

Ese momento en el que estamos disfrutando y queremos nunca termine, pasa, desgraciadamente muy rápido, pero pasa.Ese momento en el que estamos sufriendo y queremos que termine cuanto antes, pasa, mucho más lento, pero pasa.

La vida es una consecución de segundos; cada segundo cuenta. Aunque no seamos consientes de ello, estos segundos que estás dedicando a leer esto, están pasando, tú reloj está corriendo y tu vida; pasa.

Estamos acostumbrados a medir la vida por "años" de cumpleaños en cumpleaños, finales y principios de año, comienzos y finales de curso... Mentirías si dijeras que no haces balance de año, echas la vista atrás  y piensas qué debes mejorar de cara al próximo año en esas fechas... Pero la vida es fugaz, no le hables a la vida de años. Para hablar a la vida de tú a tú hay que hablarle de segundos. Qué le pregunten a la vida si se decide a cambiar el rumbo en segundos o en años.

Recuerda aquella mirada, aquella media sonrisa, aquella palabra. El sentimiento que te produjo no duró un año. Momentáneamente, esa consecución de segundos fueron tan intensos y se hicieron tan fuertes, que sin pensarlo, convirtieron que la sensación momentánea que tuviste no la recuerdes durante un solo un año, sino durante muchos años.

Recuerda que un segundo que puede cambiar tu estado de ánimo, que un segundo puede cambiar tu humor,que un segundo que puede cambiar tu manera de ver la vida. 

Elige y decide con quién compartir cada segundo, a quién regalar tu mejor sonrisa y a quien entregar tu sufrimiento y tu llanto, pero no lo pienses demasiado; podrías estar perdiendo muchos segundos tan solo en pensarlo.




lunes, 23 de noviembre de 2015

Arriesga

Dicen que el que no arriesga no gana. Que el que no arriesga no conoce la sensación de vacío, de angustia, de incertidumbre, de inseguridad. Que el que no arriesga no conoce esa sensación que recorre el cuerpo instantes antes de tomar una decisión e instantes después de haberla tomado.

Preguntas antes y preguntas después; preguntas, preguntas y más preguntas. Soy de la opinión que mejor preguntarse por algo que has hecho que no preguntarse por algo que podías haber hecho y no hiciste. Quizás las cosas no salgan siempre como esperes, pero si no arriesgas, nunca serás capaz de demostrarte a ti mismo que cuando pensaste que querías un cambio, querías que las cosas no siguieran igual. Redundante sí, pero en muchas ocasiones necesario explicarlo.

Avanzamos en el camino, en nuestro camino, pero día a día dedicamos palabras y pensamientos a las suposiciones. Suposiciones que tomamos como personales y que se convierten en compañeras de viaje. Suposiciones que, al fin y al cabo, en muchas ocasiones solo nos crean sufrimiento. Hacemos y deshacemos suposiciones avanzando a un futuro no muy lejano; moviéndonos con pensamientos lentos y rápidos, positivos y negativos, activos y pasivos... promovidos por impulsos y que terminan en una acción. Solo por arriesgar, ya has ganado. Una persona que arriesga se enfrenta a la adversidad, da vida a los retos y solo en los cambios ve una oportunidad.

Ha llegado la hora de tomar riesgos, da un paso adelante y recuerda; tomada una decisión no vuelvas a ella para lamentarte sino para mejorar. Perdón,me ha invadido la confusión común... Ha llegado la hora de tomar riesgos; da un paso adelante y no mires atrás.

Arriesga.

lunes, 24 de agosto de 2015

Dejarse la piel


Porque dejarse la piel siempre merece la pena cuando hay algo en lo que uno cree.
Septiembre siempre es un mes que implícitamente lleva la palabra reflexión.
Vuelta a la rutina, vuelta a nuestra y vuestra vida, vuelta a caminar pasito a pasito; al fin y al cabo, vuelta a pensar para muchos qué camino seguir, cómo seguir en el camino o cómo mejorar para seguir en el camino que en su momento se empezó.

Septiembre es el mes de las despedidas, el mes de las bienvenidas.

Se acerca Septiembre, y con el... las novedades.

"¿Es hora ya? No, ya llegará"



domingo, 28 de diciembre de 2014

Crecer


Crecer es aprender a valorar.
Crecer es aprender a agradecer.
Crecer es aprender a querer.
Crecer es aprender a recordar.
Crecer es aprender a llorar.
Crecer es aprender a escuchar.
Crecer es aprender a contar con los que de verdad están.
Crecer es aprender a luchar.
Crecer es aprender a confiar.
Crecer es aprender a avanzar.

Crecer es aprender a despedirse


¿Es hora ya? No, ya llegará.


miércoles, 17 de diciembre de 2014

En ocasiones...

En muchas ocasiones y, tal vez en ocasiones como esta, me voy con esa sensación de vacío; vacío por no ser capaz de acercarme, vacío por no dejar que nuestros sentimientos sigan, vacío por no encontrar el momento en el que dar las gracias no solo con palabras y hechos, sino con sentimientos...

martes, 28 de octubre de 2014

Vida caprichosa

Hay veces que la vida te concede una segunda oportunidad...

Una segunda oportunidad para disfrutar de aquellos que no pudiste disfrutar, para enmendar errores que en su tiempo no pudiste solucionar, para sentir besos de verdad, para recorrer kilómetros al lado del mar, para devolver cariño y hospitalidad, para volver a comprobar que no existe distancia y sobre todo y, en este caso: para volver a disfrutar de la ciudad que me vio reír y llorar, aprender y caminar, amar y olvidar, recular y continuar, hablar y callar... En definitiva;volver a disfrutar de la ciudad que me hizo sentir de verdad.